Instagram

miércoles, 6 de diciembre de 2006

La paradoja de Zenón



Supongo que todos la conocéis; esa según la cual Aquiles nunca podrá alcanzar a la tortuga porque, tras un invervalo de tiempo, sólo habrá recorrido la mitad de la distancia que le separa del animal. Y como esos intervalos son infinitos... Claro que no deja de ser una falacia demostrable matemáticamente, pero ¿a qué se parece más la vida? ¿A la filosofía o a las matemáticas? ¿A las canciones de nuestros autores favoritos? ¿A los convenios laborales?

3 comentarios:

Yuyuya dijo...

Creo que la vida se no se parece en su totalidad a la filosofía, tampoco a las matemáticas.
A veces quiero pensar que se parece a las canciones de mis autores favoritos, incluso cuando son tristes, pero solo a veces.
Otras quisiera que se pareciera a los convenios laborales, a destacar el de mi propia "labor", pero tampoco siempre hay suerte.

mc clellan dijo...

Me suena la paradoja, sí. Pero no me hables de matemáticas, que nunca se me dieron bien. De hecho, fue el único examen que suspendí en Selectividad. Y con nota: un 2,5... Ja, ja, ja... Copié, pero tampoco se me dio bien... Así que espero que la vida tengo poco de matemáticas y mucho de las canciones de mis autores favoritos... O de los poemas. Del convenio laboral, ni hablamos ¿no?

Ibai dijo...

Hola, Gonzalo. Demasiado tiempo sin vernos, ¿no?

El otro día fue mi día de las paradojas, porque leí tu post horas después de leer la paradoja de Epiménides, esa de 'La frase que sigue es falsa. La frase que la precede es verdadera'. Y lo leí de un autor del que te oigo hablar desde que te conocí, Vila-Matas, al que acabo de descubrir, asombrado.

Sírvate esto de cumplido: Cuando leo a Vila-Matas o descubro nuevas paradojas, me acuerdo de ti. Te quejarás.

Un día de estos solucionamos esto de no vernos como (si fuésemos) hombres: En el Saloon, entre la cirrosis y la sobredosis.

Un abrazo