Instagram

jueves, 30 de noviembre de 2006

No es un reproche

Qué trampas me has hecho
para que piense en ti,
así,
ahora,
de madrugada.
Qué trampas me has hecho tú
que no niegas esas verdades
de bares a las tantas
ahora,
que por la noche
me esquivas sin que pueda decirte nada.
Qué trampas,
ahora que es tan tarde,
me has hecho
para que piense en ti,
tan a desmano,
de madrugada,
en un bar con caras largas,
sin ti,
de madrugada.
Qué trampas, mi amor,
si tú y yo sabemos
que las cosas que pasan porque sí,
no tienen excusa,
no dejan de suceder,
tan tarde
en estos bares de madrugada.
Qué trampa,
tú, la de los ases marcados,
que juegas con mis faroles como nadie,
sin casi querer,
a perder todas las manos,
de madrugada,
bajo el mantel.

8 comentarios:

maria dijo...

Me parece a mi que el único que hace trampas eres tú.No crees?

Gonzalo dijo...

Ojalá todo fuera tan fácil como para resumirlo, como para consolarme pensando que haya hecho yo las trampas.

maria dijo...

Complicarse la vida es muy facil.Pero creo que para dar determinados pasos uno debe estar muy seguro de todo lo que pone en juego. No te parece querido amigo?.
Un consejo, el que arriesga no siempre gana, y encima cabe la posibilidad de perderlo todo. Ahora la pregunta es: merece la pena?

maria dijo...

Ah, me gusta tu blog. Asi que pasaré más a menudo por aqui.

Gonzalo dijo...

Serás bienvenida por aquí.

Anónimo dijo...

Menos mal que elegiste el pinta y colorea... :p

julia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gonzalo dijo...

Estoy actualizando el programa de blogger y me está haciendo cosas raras en la base de datos. No es lo que piensas (al menos esta vez)