Instagram

domingo, 25 de abril de 2010

Ana y los puertos

De la ya popular serie 'Ana y...', con grandes éxitos como 'Ana y el mar' o 'Ana y la nieve', una nueva entrega de fotos de Ana Bolena rodeada de paisajes próximos. 300 kilómetros de curvas echos a voleo. Como el día era primaveralmente bueno y Julia trabajaba, así, de repente...

La primera parada, en el alto de Los Tornos, tras salir de Bilbao por la BI-636, dar vuelta en Bercedo y remontar la parte burgalesa del puerto, que aún sigue con tramos en obras, sobre todo ya cerca de la cima.


Ana Bolena en la cima de Los Tornos.

Vistas hacia Cantabria desde el puerto.

Tras bajar Los Tornos, pensaba seguir hacia la Collada del Asón, pero la carretera estaba en obras, así que, desvío a la izquierda, y a subir La Sía, que también está en obras, pero bastante presentable.


Ana frente al cartel que avisaba de las obras camino de Arredondo.


Vistas hacia el valle subiendo La Sía.


Subiendo La Sía. Se ven los molinos de viento de la cima, y la niebla.


Más vistas hacia el valle.


Parada para tomar café en Las Machorras, de nuevo en la provincia de Burgos.

El día, donde no había mucha altura, estaba primaveral. Arriba, entre las nubes, era otra cosa. Se podía intuir en la distancia que el paso de la cima será movido. En el mejor de los casos, sólo niebla, pero mucha niebla. Algo tradicional en el Portillo de Lunada. Ved, si no, una foto de otra excursión hace un par de años.


Agosto de 2008. Niebla en Lunada. Estela se ve en el fondo de la imagen.


En esta ocasión también se intuía niebla en lo más alto del puerto.


Y algo se veía. Algo, pero poco, vamos. Otro de los objetivos del viaje era comprobar que, pese al invierno, seguía entrando en el mono.


Panorama de la bajada: asfalto regular, niebla... Con el tiempo terminaré comprándome algo más trail, porque en el fondo son las carreteras que más me gustan.


Tras unos kilómetros de bajada dejamos las nubes para el cielo.


Otro experimento con el autodisparo de la cámara.

Y seguimos bajando hasta Liérganes, donde en otro requiebro, giramos hacia Arredondo para pasar también el puerto de Alisas.


En la cima de Alisas.

Alisas es un puerto pequeñito y retorcido, con buen asfalto y horquillas de 180 grados, que premia a quien sube con unas fabulosas vistas de la costa desde su mirador. Se puede ver desde Santander hasta Laredo si diriges la vista hacia el norte.

Sólo faltaba el Alto de La Escrita, un pequeño paso entre Cantabria y Vizcaya. Como siempre, trato de evitar la saturada autopista en la entrada a Bilbao. No ha estado mal para un día improvisado.


Bajando de La Escrita.

1 comentario:

maes dijo...

Que envidia tener cerquita de casa unas zonas así... bonita ruta.

Me ha gustado mucho la foto del café.