Instagram

lunes, 2 de abril de 2007

El dolor de cabeza

No lograba recordar qué había soñado. Su memoria sólo retenía algunas escenas inconexas de una historia que había transcurrido en blanco y negro.
Tenía la frente sudada y le dolía la cabeza.
Después de abrir los ojos fue capaz de situarse: estaba en su cama, vestido. Palpó la pared en busca del interruptor y encendió la luz. Entonces tuvo que cubrir los párpados con las manos; se volvió a tumbar, convencido de que el malestar cedería al recostarse, pero no fue así, y cuando cerró los ojos el dolor se concentró detrás de las cejas. Unos minutos más tarde consiguió sentarse sobre el borde de la cama. Contempló sus pies apoyados sobre la alfombra granate. Arqueó los dedos y se frotó los ojos con el dorso de la mano. Relajó el cuerpo, dispuesto a dejarse caer de nuevo sobre el colchón.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Se llama RESACA...

mc clellan dijo...

Enhorabuena... No por el dolor de cabeza, sino por lo que te llevó a ella. ¿Os han rendido honores ya? ¿U os han mirado con recelo? Con vosotros no hay que jugar ni al parchís... (a la play, ni loca, claro)

Gonzalo dijo...

Pero si ganarme al parchís es facílisimo. No saco el cinco ni a la de tres y, claro, sin salir de casa, no hay nada que hacer.

kaekum dijo...

Lo de haberse acostado vestido es señal de que el día será tan largo como lo fue la noche anterior. La resaca no sería de absenta, no? Porque me suenan bastante esos síntomas.

Pasaba por aquí. Muy buen blog, un saludo.

yein dijo...

aaaahhh....otra vez a la camiitaaa...sí!